martes, 26 de febrero de 2013

VENEZOLANAS EXPLOTADAS

-->


Para nadie es un secreto que vivir en Venezuela se ha convertido en algo sumamente complejo.  Vivimos rodeados por delincuentes, secuestradores y gente que no recoge la caca de sus perros.
El otro día me llamó la atención un comentario en Twitter, en el cuál alguien se preguntaba: ¿Qué percepción tendrá la gente en el extranjero de nosotros los venezolanos? Y pensé diversas respuestas:
·      Que somos unos salvajes que vamos por la calle llevando machetes en la cintura y cuándo no nos estamos matando entre nosotros es porque nos estamos  bañando en piscinas de petróleo.
·      Que en nuestros aeropuertos siempre hay mujeres vestidas de campesinas salvadoreñas vendiendo gallinas, chivos y barriles de petróleo.
·      Que Venezuela es el país de las mujeres más bellas del mundo y dónde te regalan la gasolina para que puedas salir a pasear con ellas.
Y aunque sea cierto que estas percepciones se asemejan bastante a la cruel realidad, no es sino la última premisa la que me causa mayor inquietud.  Y definitivamente si un tipo cree que vivir rodeado de mujeres bellas y coquetas es divertido, es porque ese tipo es un zoquete.
(Antes de seguir debo establecer que mi objetivo no es, obviamente, meterme ni criticar a la dulce y bella mujer venezolana.  Me refiero a las mamis explotadas que vemos en la calle a cada rato)
La verdad sea dicha, no hay cosa mas fastidiosa que salir con una “mami explotada” de esas que solamente:
·      Hablan de su pelo como un universitario habla del mataburro que le puso a su Toyota Merú,
·      Hablan de sus senos como un universitario habla del equipo de sonido que le compró a su Toyota Merú.
·      Hablan de sus nalgas como un universitario habla del Toyota Merú que le compró a su Toyota Merú. (Créanme que es así)
Reconozco que estos comentarios posiblemente se deban a que mi subconsciente esté rezumando algún tipo de complejo o inseguridad, pero es que estoy convencido de que esas mamis explotadas entienden conceptos como el de la “fidelidad” de la misma manera como yo entiendo a las corridas de toros:  Una vaina loca que practica una gente por ahí.
Una de las cosas que mas me irrita de las mamis explotadas, es que apenas se ponen su primer par de tetas de plástico, automáticamente adquieren la propiedad de poner cara de asquito las 24 horas del día.
Hay algunas mamis explotadas que están tan intervenidas por todos lados que cuando terminas una salida y la dejas en su casa, la mujer debería darte los créditos; pero no los créditos financieros, sino los créditos tipo película:
·      Productor General de Tetas (o sea el cirujano): Doctor Alberto Sandoval.
·      Productor Ejecutivo de Tetas (o sea el que puso los reales):  Gabriel Haddad.
·      Botox, lifting e inyección de sopa maggi en las nalgas: Guiseppe Italianetto.
·      Extensiones de pelo y uñas panorámicas:  Carmelo, pero no el de las pizzas.
·      Director de Exteriores (la ropita cara):  Ella misma, porque tampoco es que son tan chulas.
Y así cuando llegas al respectivo “The End” terminas entendiendo que fuiste al cine con una mami explotada que no le da nota enseñar sufotos de la infancia porque nadie la reconoce ya.
Creo que por algo de esto es que tiendo a preferir mujeres naturales, porque tienen menos gente a quién dar las gracias.

6 comentarios:

  1. Victor - el pájaro26 de febrero de 2013, 13:18

    Ya me jodiste la idea de regresar a Venezuela a por una mami explotada, de esas que no se ven por aquí, jajaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA vente que todavía hay muchas tipas bellas, las necias son solo un porcentaje. Saludos man.

      Eliminar
  2. Me explicas el tema con la toyota meru?

    ResponderEliminar
  3. Lo de los créditos me parece una idea brillante.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja!! Bueno te comento, lo primero respecto a la visión que tienen los extranjeros sobre Venezuela, un pana que vino de Estados Unidos me dijo, claro con mucha vergüenza, que imaginaba que en los patios de las casas habían torres de extración tal como en el Lago de Maracaibo. Y con respecto a lo de las "mamis" no caigo en ese renglón gracias a Dios, pero tienes toda la razón, conozco gente a cuenta que cargan "tetas de plástico" merecen alguna especie de alfombra roja... es una lástima que por este pequeño porcentaje de siliconeadas paguemos todas

    ResponderEliminar